miércoles, 8 de enero de 2014

Receta de tarta de sobaos, limón, queso Philadelphia y nata

Los sobaos son uno de los dulces más característicos en los desayunos y meriendas en España, y además de comerse solos o con un café con leche, sirven para hacer multitud de postres. En este caso y como suele ser habitual, se usarán como base del postre. Es recomendable que para la ocasión, es que se compren los sobaos Martínez, puesto que los de marcas blancas no saben igual.

Ingredientes necesarios para la tarta de sobaos

Para hacer el postre para unas 6-8 personas, vamos a necesitar un paquete de sobaos (más o menos 24), 2 limones, 3 lonchas de gelatina neutra, 30-50 gramos de azúcar glasé, 250 gramos de queso estilo Philadelphia y 500 ml de nata para montar.

Como utensilios vamos a necesitar un recipiente cuadrado y alargado para meter el postre, puede ser un tupper si no vamos a presentarlo o desmontable si lo queremos presentar bien. También vamos a utilizar, una batidora con varillas para montar la nata, un recipiente para montarla, un calentador y algo de agua.

La elaboración del postre de sobaos

La elaboración es muy sencilla. En primer lugar metemos las hojas de gelatina neutra en agua fría o del tiempo, unos cinco minutos, para que se ablande. Mientras se hace eso, exprimimos el jugo de los dos limones (tres en caso que sean pequeños) y lo ponemos en el calentador con el azúcar. Escurrimos la gelatina (pasados los cinco minutos) y se incorpora al jugo de limón y azúcar. Una vez disuelta la gelatina se aparta del fuego y se reserva.

En un recipiente, ponemos la nata (bien fría) junto con el queso blando. El queso blando no importa que no sea de marca, lo importante es que sea de una consistencia y sabor parecido. Cogemos las varillas y vamos montando la nata y queso, aunque no hace falta que esté montado del todo.

Cuando haya cogido cierta consistencia, vamos añadiendo el zumo de limón con la gelatina y batimos lentamente para que se mezcle todo. Una vez que esté todo ligado lo reservamos mientras colocamos en el fondo del recipiente los sobaos, bien juntos. Una vez que tengamos toda la base cubierta, vertemos la mezcla de nata, queso y limón sobre los sobaos y refrigeramos hasta que vayamos a servir. Deberán pasar al menos tres o cuatro horas.

Las variantes de la tarta

Como cada postre, todo tiene su posibilidad de cambio. En primer lugar, se puede “mejorar” la base. Una de las variantes más exquisitas, sería la incorporación de piña. Se coge unos 50-60 gramos de confitura de piña y se mezcla con un par de cucharadas soperas de agua. Se pone al fuego y se disuelve hasta que quede un almíbar.

Ese almíbar se esparce en la fuente alargada antes de poner los sobaos, para que estos luego se impregnen de ese sabor. También se puede hacer lo mismo con el propio jugo de limón. En vez de dos limones grandes podemos coger tres y echar un poco más de azúcar y verter parte del contenido en la fuente antes de echar los sobaos, para que cojan el gustillo.

Por otro lado, si gusta ese sabor, se puede rallar la piel de uno de los limones y añadirlo decorativamente por encima. Dará un toque amargo a la cobertura y será un contraste con el dulzor de los sobaos.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada